1 dic. 2008

LA SOLUCIÓN FINAL

En cualquier lugar del mundo civilizado las discusiones políticas quedan es eso, discusiones políticas, no pasa lo mismo en España.

Desde hace más de cuatro años estamos sufriendo, los que no somos de izquierdas, un continuado acoso y derribo que, de seguir así, en pocos años seremos anulados como personas, convertidos en carne de gheto y ¡quién sabe! igual merecedores de aniquilación.

La idea de la izquierda es clara, se empieza por anular y desprestigiar toda persona que no piense como ellos, con el fin de despojarlos de toda credibilidad, veracidad hasta convertirles en seres inferiores merecedores de todo castigo.

Se empieza por los medios de comunicación que no sean afines a su política de aniquilación. ¿Cuántas veces hemos comentado una noticia que hemos leído o escuchado en medios como COPE, El Mundo o Telemadrid y nos han respondido con un “bueh! Si lo dicen ellos es mentira”?

Esto mismo ocurre con escritores, como por ejemplo César Vidal, cualquiera de sus libros es puesto en duda por la izquierda, ya sea un libro de historia o uno de cuentos, si lo escribe él ya habrá alguna zorra que quiera quemar sus libros.

En el campo del cine pasa lo mismo, un ejemplo muy claro lo podemos ver con las películas de J.L. Garci, todas ellas merecedoras del desprecio de la izquierda.

Los periodistas también sufren este acoso, hay que destacar el caso de Federico J. Losantos o Hermann Tertsch, expulsado de El País por discrepar del discurso oficial.

Los artistas e intelectuales tampoco se escapan de las garras de los liberticidas, para ellos existe el famoso “cordón sanitario” que les despoja de cualquier virtud sólo por no ser de izquierdas.

Y como no podía ser de otra manera, la Iglesia Católica es otro de los colectivos que deben ser erradicados por las izquierdas, no así otras religiones, como la islámica, mucho más liberticida pero amiga de ideales totalitarios, es por ello que es respetada y en muchos casos, se ensalzan sus virtudes, que también las tiene.

Una vez que los medios de comunicación, los intelectuales, los artistas, los periodistas y la Iglesia han sido apartados de la sociedad, dejando ciegos, sordos y mudos a los ciudadanos, toca acabar con sus representantes políticos.

El caso más claro lo tenemos con Aznar, sólo nombrarle es casi un delito, no hay día en el que el ex presidente no salga en la prensa de izquierdas para descalificarle y acusarle hasta de las Guerras Púnicas. Este ataque total ha dado excelentes resultados, Aznar es la bestia negra, el monstruo de siete cabezas que provoca plagas de langostas y la peste negra con sólo nombrarle.

Ni que decir tiene que todo esto empezó hace ya unos años, en aquel tiempo en el que atacar sedes del Partido Popular era casi un deporte nacional. ¿Nadie recuerda aquellos ataques, las peticiones de los populares para que la izquierda los condene y el absoluto silencio de los partidos políticos de la izquierda?

Ahora le toca el turno a otro de los políticos que ellos consideran un verdadero peligro. Hace tiempo le tacharon de tonta ignorante, todo porque no conocía al más influyente de los intelectuales del siglo XX, Santiago Segura. Después, la misnistra de Fomento quiso verla en las vías del tren o colgada de la catenaria, hoy Pepiño Blanco parece que se lamenta de que regrese sana y salva de un atentado terrorista. Sí, se trata de Esperanza Aguirre.

¿Cuál será el próximo objetivo al que hay que aniquilar? ¿lo dudas? El próximo eres tú y yo.

5 comentarios:

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No estoy acuerdo en que eso se corresponda con una ideología de la izquierda, por más que muchos de los que dicen serlo obren así. También entre los que se digan de derechas habrán desaprensivos capaces de no respetar individuales peronales sólo por su adscripcón política: en uno otro caso gentes tan simples como su propia forma de actuar. En un sistema democrátco, creo que conviene preservar las dos formas básicas de concepción política, de manera que como no cabe que ninguna de las dos, por humana, sea perfecta, en la alternancia encontremos soluciones fvorables para todos. No me gusta el planteamiento simplista de los míos buenos, hagan lo que hagan y los otros malos hagan lo que hagan.

Yo soy de izquierdas y no te resultará difícil de encontrar por estos blogs, denodadas defensas que hago de gente de derechas, ante lo que me parecen injusticias. No es que me quiera poner de ejemplo a seguir, pero me parece que deberíamos intentar pensar en términos que no fuesen de enemistad.

Saludos.

Charramunguero dijo...

Muysresmíos, sí, claro que los hay en la derecha, pero ni son tantos ni son tan activistas.

No dudo que gente que se considere de izquierdas, como puedes ser tú, sea gente normal, pero el caso es que quien dice que hay que hacer un cordón sanitario es de izquierdas, activista y presume de ello, la que dice de quemar libros idem, el del sálvese quien pueda también, así como todos los de la ceja, los de sus canales de radio y tv, los de su prensa etc etc

Todos ellos presumen y alardean de ser de izquierdas, pero no lo digo yo, sus acciones les delatan como lo que son fascistas.

Otra persona de izquierdas pero normal puede ser Rosa Díaz y la mujer, como no es sectaria ¿qué clase de trato ha recibido de los que fueron sus compañeros?

Lo siento pero tendría que haber muchos como tú o ella para que no pensase lo que pienso de las izquierdas, más cuando un día me levanto y oigo a una que quiere pegar tiros a no sé quién, después me llama hijo de puta, luego hacen una chekifiesta en el bellas artes y me dicen que yo soy responsable, además de hijo puta, de las muertes de Franco por el hecho de votar al PP y si vamos al terreno personal ni te cuento, no puedo decir ni mu porque me tachan de facha y de todo lo peor.

Yo es lo que veo

Saludos y no te me enfades que la cosa no va por ti ;)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Entiendo que la cosa no va por mí, porque en gran parte de las cosas que comentas me he manifestado en estos foros de debate -que no dejan de ser los blogs- muy en contra. Jamás he creido que apoyar todo lo que se hace mál desde la izquierda sea más de izquierda que el denunciarlo. Al fin, en mi opinión, cada uno debe vigilar que las cosas se hagan correctamente desde la ideología a la que pertenece.

Draco dijo...

Bueno, en el subtítulo de mi blog hay un desplegable con algunas frases célebres.

Leete alguna de las de Pablo Iglesias y te darán una pista.

Los trolls me encantan, ¡siempre tan buenecitos! (luego te quieren fusilar, pero esa es ya otra historia)

Caballero ZP dijo...

Puede que nuestro futuro sea el que dices, o también puede que pase por ganar nuevamente una guerra contra estos sinvergüenzas. Yo desde luego no descarto esta última opción viendo la persecución a la que se nos está sometiendo. En otros países por menos ya estaría liada.
Saludos