22 sept. 2008

Domingo en Somosierra

Ayer, domingo, se celebró en el Puerto de Somosierra la recreación histórica de la batalla que hace 200 años, permitió a Napoleón y a sus tropas entrar en Madrid.


Ante las noticias de que los franceses estaban llegando a la capital, el Mariscal de Campo Benito San Juan se encarga de la defensa del Puerto de Somosierra. Con él marchan los soldados disponibles. Muchos de ellos no disponen de vestuario ni de comida, algunos van sin prendas de abrigo y casi todos sin munición, ya que sólo se distribuyen unos pocos cartuchos por hombre.


La Batalla de Somosierra tuvo lugar el 30 de noviembre de 1808 y fue la única ocasión en toda la Guerra de la Independencia en la que Napoleón ejerció el mando directo.

Pudimos disfrutar de una mañana estupenda, gracias al buen hacer y la amabilidad y cordialidad de los participantes en la recreación histórica. Voluntarios de varias nacionalidades (españoles, franceses, polacos, italianos …) nos hicieron pasar una mañana entretenida y curiosa, además de recordarnos la valentía con la que aquellos hombres defendieron a España del invasor.

5 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Un auténtico espectáculo.

Maat dijo...

Sí que lo fue. La próxima recreación histórica creo que es en Bailén a principios de octubre. La verdad es que mereció la pena ir.

Caballero ZP dijo...

Lo que son las cosas, yo tan cerquita y desconocía todo esto, la verdad es que tiene un pinta estupenda.
Saludos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Y hoy el invasor lo tenemos dentro.. ya veremos qué sepodrá celebrar dentro de unos años. Bueno, lo verán.

Maat dijo...

#Caballero. Pues estuvo muy entretenido. Recrearon un campamento cerca de la ermita, en el que podías pasear entre las tropas de los dos bandos, hacerte fotos con ellos y ver cómo se preparaban para la batalla. Y, más abajo, cerca de la carretera, el campo de batalla.
Lástima que la próxima recreación de la Batalla de Somosierra sea dentro de 100 años. :(

#Muy señores míos. Si, y además no somos tan aguerridos como los que lucharon contra Napoleón. Ahora nos dejamos conquistar con sonrisa de bobos.