10 nov. 2009

Hay que viajar más


Necesitaba un descanso, desconectar de los problemas, salir de la rutina que empezaba a ahogarme y no se me ocurrió otra cosa que viajar a una ciudad que hace tiempo deseaba conocer: Nueva York.


No sólo me ha servido para descansar (a pesar del dolor de pies y del sueño atrasado) y para conocer un lugar maravilloso, divertido e ideal para renovar el vestuario, sino que me ha confirmado lo que ya sospechaba: España es un país mediocre, lleno de mediocres.

Como española, me dan una gran envidia, empezando por la educación, el amor a su país, el respeto a sus difuntos y terminando por su magnífica costumbre de hacer las cosas “a lo grande”. El tiempo que he pasado allí me he sentido como en casa, son gente educada, agradable, acogedora… todo lo que pueda decir es poco.

Al volver a Madrid y ver noticias como la de los paletos de la Generalitat contratando traductores para una delegación Nicaragüense, la mamarracha de Pajín queriendo ser senadora, el Presidente pidiendo silencio a los medios por su ineptitud en el tema del Alakrana, los sindicatos con sus lametones al gobierno, el PP y sus guerritas, Garzón y su egocentrismo, etc., etc. … sólo pienso ¡qué país más paleto, mediocre e inútil!

Yo quiero volver, pero esta vez para quedarme.